Dr. José Orlando Bidó Franco

Neurocirugía Funcional y Estereotáxica

Neurocirugía Estereotáxica & Neuronavegación
Navegación Cerebral

El cerebro es sin duda el órgano más importante en el cuerpo humano. Podrías vivir con un corazón artificial o trasplantado, un hígado donado, pero el cerebro de cada ser es irremplazable. Cada porción del cerebro tiene una función y las conexiones entre ellas son aun objeto de estudio. La forma en que está protegido dentro del cráneo evidencia su importancia, pero además dificulta el acceso cuando se amerita de una cirugía. Desde el exterior, y a simple vista no podemos ver el cerebro. Después de abierta la cabeza, la superficie cerebral no permite saber lo que debajo de ella encontraremos.

Es por estas razones que la precisión y exactitud en los procedimientos neuroquirúrgicos son fundamentales.  La neurocirugía guiada por imágenes toma partido de la preciosa definición anatómica obtenida por los modernos métodos diagnósticos como la resonancia magnética y las angiotomografías. Solas o en combinación por fusión digital de imágenes, estos métodos diagnósticos nos proporcionan el mapa para llegar con mayor seguridad hasta los blancos quirúrgicos de manera precisa y evitando dañar estructuras cerebrales o vasculares de vital importancia para las funciones normales de la vida.

Los dos métodos más usados son la estereotaxia y la navegación.

Estereotaxia: significa localización tridimensional

 

Leksel

Para realizarla, bajo anestesia local, se fija a la cabeza del paciente un marco de referencia con el cual se adquieren imágenes de tomografía o resonancia. Luego las imágenes digitales son cargadas a un sistema informático en donde se localiza y mide el blanco quirúrgico y se decide la trayectoria del instrumento a usar, simulando un camino en que no dañen estructuras importantes. A seguir las medidas obtenidas son transferidas al paciente por medio de reglas y arcos que son agregadas al marco de referencia que previamente se fijó al cráneo.

Los procedimientos estereotaxicos tienen una exactitud milimétrica y son la forma ideal de alcanzar lesiones y estructuras localizadas profundamente en el cerebro. Es el método de elección para:

  • implantar electrodos profundos en el cerebro de pacientes con enfermedad de Parkinson, temblor y distonías;
  • guiar lesiones con radiofrecuencia en pacientes con dolor intratable o trastornos psiquiátricos seleccionados.
  • realizar biopsias de lesiones pequeñas y profundas en lugares sensibles
  • colocar catéteres en lesiones quísticas para su drenaje y/o tratamiento intratumoral
  • para realizar estereoencefalografia profunda en la epilepsia refractaria.

 Ejemplo Biopsia Estereotáxica

Neuronavegación

Así como un GPS nos permite manejar vehículos por las calles de una ciudad en que no hemos estado antes, el neuronavegador nos muestra en el estudio del cerebro del paciente el lugar donde se encuentran nuestros instrumentos en relación a las estructuras normales o las lesiones a operar.

Implica el uso de un sofisticado sistema informático que consta de una antena óptica y una pantalla donde se proyectan las imágenes. A diferencia de la estereotaxia, no usa un marco, pero igual que en ella amerita que la cabeza este fija mientras se opera. Las imágenes que usa como referencia pueden ser obtenidas en días previos al procedimiento y en algunos casos permite la identificar fibras nerviosas específicas del cerebro. El navegador es muy útil para:

  • cirugías abiertas en las que se necesita localizar lesiones debajo de la superficie y cerca de áreas elocuentes del cerebro, en especial en pacientes despiertos.
  • las cirugías de la base anterior del cráneo por vía endonasal, ya que elimina la necesidad de radioscopia
  • biopsias de lesiones que no sean muy profundas o pequeñas.

Navegación