Dr. José Orlando Bidó Franco

Neurocirugía Funcional y Estereotáxica

Radiocirugía con Gamma Knife

 

Es un método moderno y mínimamente invasivo para tratar patologías del cerebro. El Gamma Knife nació con el concepto mismo de la radiocirugía, que consiste en aplicar una alta dosis de radiación a un pequeño volumen de tejido con una gran precisión. El bisturí de Rayos Gamma (o Gamma Knife) no es en realidad un bisturí o cuchillo, es un aparato que en su interior tiene 201 fuentes de cobalto radiactivo (Co60) dispuestas en una hemi esfera y apuntando todas al centro de la misma. Fue diseñado por el neurocirujano sueco Prof. Lars Leksell para ser usado por neurocirujanos en el tratamiento de lesiones intracraneales pero sin abrir el cráneo.

Meta

 

El Gamma Knife está indicado en el tratamiento de metástasis cerebrales únicas o múltiples del cerebro, adenomas de hipófisis, meningiomas y neurinomas del acústico residuales a una cirugía previa o como tratamiento único (en este último ha desplazado a la cirugía abierta). Es una importante arma en el tratamiento de las malformaciones arteriovenosas evitando en muchos casos la necesidad de cirugía e incluso la embolización.  Otros tumores menos frecuentes pueden también ser tratados con Gamma Knife como los craneofaringiomas. Los gliomas cerebrales normalmente no son una indicación de primera línea pero el Gamma Knife puede ser muy útil en los casos de recidiva después de radioterapia convencional.

Evolución

Además de las lesiones tumorales, son tratados muchos casos de neuralgia del trigémino y otras alteraciones funcionales como la epilepsia, algunos temblores y movimientos anormales.

Para usar el Gamma Knife es preciso realizar imágenes diagnosticas de alta calidad en donde sea posible delimitar la lesión o estructura a ser tratada. El día del tratamiento se coloca un marco estereotáxico en la cabeza del paciente que sirve para fijar el cráneo y poder realizar las medidas del volumen y localización de la lesión. Este marco estereotáxico se fija al cráneo por medio de anestesia local en cuatro puntos, es fundamental para poder colocar con precisión submilimetrica la lesión en el punto donde coinciden los 201 haces de radiación. Posteriormente se hace un estudio de imagen para confirmar las medidas. Unos minutos después el paciente es colocado cómodamente acostado en el Gamma Knife para recibir la radiación focalizada exclusivamente en el área de interés a tratar.  La aplicación es totalmente indolora y no es percibida por el paciente molestia alguna.

El tiempo de aplicación de la radiación demora de minutos a unas pocas horas dependiendo del caso. En tumores muy grandes o cercanos a estructuras delicadas como el nervio óptico es posible que se deba fraccionar el tratamiento en 3 o 5 sesiones, a esto se llama radiocirugía hipo fraccionada. Cuando esto ocurre el paciente puede irse a casa y volver cada día de tratamiento por un corto periodo que no pasa de 1 semana.

En sentido general la radiocirugía con Gamma Knife es muy bien tolerada, los efectos beneficiosos no se ven inmediatamente. Es necesario seguir al paciente con evaluaciones y estudios de resonancia magnética a cada 6 meses o 1 año para poder verificar la respuesta y detectar precozmente cualquier complicación. Estas son infrecuentes y consisten en inflamación como reacción adversa a la radiación (RAR) que muchas veces es asintomática y siempre puede ser controlada con medicación.  Otras condiciones como la radio necrosis pueden ser detectadas en estos estudios para poder tratarlas.

Hemos realizado una gran cantidad de procedimientos radioquirúrgicos con Gamma Knife en Cedimat, donde se encuentra el único equipo disponible de este tipo en República Dominicana.